viernes, 4 de abril de 2014

El Crimen del Cácaro Gumaro.

Nomas pa' que vean que soy cuate aviso: Spoilers ahead.
Hijos mano, no se la critica especializada y los cinéfilos en general que esperaban. He leído puras criticas diciendo lo mala que es esta película que por supuesto que si tiene muchos defectos, pero según yo, está justo a la altura de cualquier otra parodia tipo Loca Academia de Pilotos o ¿Y donde esta el exorcista?
Yo en lo particular no tengo ningún problema con este tipo de humor. Crecí con él. No mucho, pero crecí con él. Fui moldeado por él.
Parte del chiste de estas películas es estar cachando a quien están parodiando en un momento dado. Si uno no ha visto El Planeta de los Simios difícilmente entenderá el final de Spaceballs.
Si uno no ha visto las de Bond difícilmente entenderá nada de Spy Hard o Jhonny English.
Esta película de Emilio Portes (Pastorela 2011) se burla de todo tipo de cine, por eso hay que andar trucha, incluso se burla de películas que nunca se han filmado y jamas se filmaran. En México como somos enfermamente solemnes, nunca nadie se atreverá, en un buen tiempo cuando menos, a hacer un musical sobre la historia de México. Ademas no se puede, porque nuestra historia es un nido de ratas traicioneras que nadie podría tomar a la ligera sin herir susceptibilidades. Pero esta película tuvo el valor o el valemadrismo de hacer algo parecido y poner a bailar al Cura Hidalgo en una escena que adoré y el resto de México odió.
Algo que me sorprendió de varias criticas que leí, es que nomas no entendieron al personaje de Andres Bustamante.
Me parece increíble que al parecer la corrupción ha entrado tan profundamente en toda nuestra sociedad que hay personas incapaces de reconocerla. Y peor cuando se les presenta como en este caso a través de la comedia. En primera instancia me pareció inaudito, pero después de pensarlo un rato recordé que parte de la razón de porque el PRI fue capaz de regresar al gobierno, se debió a que las nuevas generaciones no tienen la mas remota idea de lo que fue el PRI en el pasado, poniendo en evidencia que los cliches de que el mexicano no tiene memoria y de que no lee ni la fecha de caducidad son muy ciertas.
Por lo visto podemos sumar un cliche más a la lista, el mexicano no ve cine, nomas lo mira.
Ademas este genial personaje me recordó a los personajes del gobernador y el presidente de Blazing Saddles y Spaceballs interpretados por Mel Brooks, ignorantes y corruptos, como todo buen político debe ser.
Si ya se, los efectos especiales son mejores en muchos video-blogs, si, la edición la hicieron con un hacha, si, hay secuencias que pierden la gracia porque las extienden demasiado. Sin embargo todo eso le pasa a todas las películas de sátira que yo he visto.
La verdad tengo que reconocer que tal vez esta película puso la vara demasiado alta para el común de los mexicanos porque no solo te exige estar al día en cine sino que también te exige estar al día en videos virales de Youtube.
Cuando el personaje de Eduardo Manzano empieza a recrear algunas lineas memorables de videos virales de Youtube yo estaba revolcandome de la risa mientras el resto de la sala permanecía en absoluto silencio. También quien me manda a verla en Altavista entre puro rucanrolero.
Su burla al "cine de arte" es hilarante. Fue cuando mas reí.
No, no es cierto, fue con la escena de Chabelo contra los monstruos. Válgame, genialidad pura.
Tambien rei como orate con las palomitas radioactivas. Los que vivimos el episodio de la Chernoleche de la Conasupo no nos debería de dar tanta risa pero...
Pero debo ser justo, ser fan de Trino y de Andres Bustamante no es fácil. No es fácil pescarles la onda.
Lo que pasa es que yo he sido fan de este par desde que uno hacia sus pininos en La Jornada y el otro hacía al Chef Kodov en los programas de variedades de Imevisión, por lo cual para mi resulta muy sencillo reír con su humor suyo de ellos.
Me declaro culpable, me gusto mucho esta movie, y la pienso ver mas veces, al igual que la del Santos y la Tetona.
A mi me encanta estar buscando chistes escondidos en las escenas, y está película tiene montones que no pude distinguir en una sola vista. 
Recuerdo que parte de lo que me decepcionó de "Drácula, muerto pero feliz" fue justamente que Mel Brooks se olvidó de esconder chistes en los letreros del teatro o el hospital, cosa que le encantaba hacer en Young Frankenstein o Spaceballs.
En conclusión el crimen de Andrés y el director Emilio Portes es haber hecho una película para fans del cine de satira y de la cultura popular moderna y haber dejado al resto del mundo afuera.
Quien no se ría de la siguiente imagen sería mejor que no pierda su tiempo viendo esta película.
¡Y que viva Güepez!


Se que habrá mucha gente que no esté de acuerdo con mi apreciación de esta película, aun así, los que la hayan visto ojala que se animen a escribir sus impresiones, que con mucho gusto leeré.



2 comentarios:

  1. Yo no la he visto y no me importó chutarme tu reseña porque la verdad los spoilers en una película de sátira me valen madres así que así sin haberla visto previamente, me atrevo a comentar a expensas de cometer más de un prejuicio o desacierto pero. (punto y aparte porque ya se me estaba haciendo muy larga la oración)

    Creo que el género de sátira es el más incomprendido de todos y seguramente uno de los más difíciles de lograr exitosamente. No en valde genios del género como Chevy Chase, Rowan Atkinson o el mismo Mel Brooks tienen 1 acierto por cada 3 o 4 descalabros. El "timing" y el manejo de cámaras debe ser impecable. Ni qué decir de la edición que debe de ser o "mala adrede" o con un sentido del ritmo de la película, de las nimiedades, sutilezas y reacciones del actor muy particular.

    Mi profunda admiración para Andrés por encontrar el coraje de salirse de sus personajes en primer lugar, y por buscar abrir brecha para este género en México. Si al público no le está gustando tal vez sea por el innegable hecho de que esta película llega probablemente 2 o 3 décadas tarde de la época de oro de este tipo de películas en EUA. Es una realidad que el gusto del público aficionado al Séptimo Arte evoluciona y ahora una película de horror requiere de 20 veces (dato preciso obtenido por estadística chilemétrica) el factor shock de una película de antaño. Una comedia requiere de muchos más "punch-lines" por minuto para hacer reír a la gente.

    Gracias por la reseña, la disfruté mucho y seguramente ahora sí iré a verla tras descubrir que no se trata de un EugenioDerbez-azo! (TM)

    PD. .... y sí. Es tremendamente divertido buscar referencias a películas entrañables en una sátira bien hecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fijate El Charlie que no lo había pensado pero es muy porbable que tengas razón, en cuanto a que probablemente el problema sea que se trata de una pélicula que debió haber salido hace 10 o tal vez mas años. No lo había pensado. Independientemente de que si tiene muchos problemas técnicos, y de ritmo que la vuelven sosa de repente. Ya que la veas ojala que me compartas tu opinión por estos lares.

      Eliminar