lunes, 21 de diciembre de 2015

Star Wars: Episodio VII

SPOILERS POR DOQUIER.

El despertar de la fuerza. O sea que en algún momento se durmió. ¿Cuándo? ¿Porqué?
Al parecer 30 años se durmió y lo que parecía ser un gran triunfo de la Alianza rebelde tenemos que asumir que fue un terrible fracaso.
O estarán haciendo referencia a que las precuelas durmieron a todo mundo y teníamos que despertar. No lo se.
Lo que si se es que los sucesos del episodio VI los podemos olvidar porque no son necesarios para empezar a ver el VII, lo cual, me dejó con un sabor de que se trataba mas de un reboot que realmente de una continuación.
Lo cierto es que aparentemente es ambas cosas, lo cual, genera un ambiente extraño, en el cual, no sabe uno si comprometerse con los nuevos personajes o seguir leal a la causa de los personajes originales.
Sería terriblemente injusto decir que el director J.J. Abrahams junto con Lawrence Kansdan no hicieron un esfuerzo por cumplir uno de los retos más difíciles que nadie en la industria holywoodense ha enfrentado jamás, la de recuperar a la franquicia mas famosa de la historia que había quedado lastimosamente mancillada después de las malogradas precuelas.
No era tarea fácil, entonces, hacer una historia que incluyera a los personajes de la saga original, que debido a su edad era evidente que no podían ser nuevamente los protagonistas de la historia, al mismo tiempo que debían introducir a los nuevos protagonistas y villanos que nos habrán de llevar hasta el episodio IX con sus aventuras.
Los nuevos personajes son una delicia. Del mismo modo que Carrie Fisher, Mark Hamill y Harrison Ford fueron elegidos los tres en grupo por la química que había entre ellos, Daisy Ridley, John Boyega y Oscar Isaac tienen entre los tres y por separado una inmensa capacidad para encantar al público.


Es evidente que el objetivo es que nos vayamos olvidando poco a poco de los personajes originales y nos vayamos adentrando en una nueva trama, sin embargo, insisto que para ser una secuela, la encuentro terriblemente aislada del resto de la historia.
El clásico scroll hace un buen trabajo en establecer lo que está pasando 30 años después de la batalla de Endor y en ponernos a tono con el conflicto actual. El scroll me puso en la sintonía de que estaba a punto de ver una gran continuación de la historia. Mencionan a Luke y a Leia e introduce al personaje nuevo de Poe Dameron. Hasta ahi todo bien. 
De inmediato la película empieza con sus ejercicios de memoria. Aparece la silueta del destructor estelar cruzando la pantalla ¿Se acuerdan que asi empieza mas o menos A new Hope medio combinado con el Imperio contraataca? Si, si me acuerdo.  
Y asi empieza a aparecer la debilidad principal de la pelicula y uno de mis reclamos más fuertes, que es que la estructura principal del guión es idéntica a la de A New Hope. Es entendible que ante el miedo de una posible nueva marejada de críticas los creadores de The force awakens optaron por irse por el camino pavimentado, conocido por todos, recorrido por todos y extremadamente familiar, en vez de trazar un nuevo camino que a lo mejor nos podía llevar a lugares maravillosos o a lo mejor no.
De esta forma la pélicula, con el pretexto de evocar recuerdos nostálgicos en los fans mas grandes y de atrapar a los mas jóvenes con una fórmula probada, acaba siendo una colección de imágenes repetitivas y en ocasiones francamente aburridas que lejos de evocar sentimientos de nostalgia me hicieron sentir que estaban tratando de manipularme a sentir a fuerza añoranzas que sencillamente no puedo sentir por la simple razón de que acabo de ver la trilogía original la semana pasada.
Yo lamentablemente si esperaba algo nuevo, y obtuve un poco mas de lo mismo pero aderezado con personajes nuevos.
Sin embargo, es importante decir que la tarea tanto cinematográfica como comercial, les salió a la perfección a Disney y entregó un producto nada audaz, nada original, pero que complace fácilmente, pues la fórmula está más que probada.
Usemos el viejo truco de esconder la información vital en el androide. ¿No se les pudo ocurrir nada mas? ¿En serio? Pero como BB-8 es un encanto, no hay porqué centrarse en lo trillado del concepto.
Claro que minutos más tarde vemos al personaje de Rey en un planeta desértico añorando un evento que ha de suceder en el futuro, cuando de pronto llega a ella el pequeño androide para agitar todo su mundo. ¿No habíamos visto eso ya? Pero claro la química de Rey y BB-8 es tan maravillosa que entonces se nos vuelve a olvidar que eso ya lo habíamos visto.
Y asi progresa toda la pelicula haciendo un resumen de todos los personajes, todos los ambientes y todas las situaciones de la trilogía original hasta que parece realmente que estamos viendo una copia resumida de la trilogía.
Para mi hubiera bastado con que la trama estuviera salpicada de situaciones nostálgicas como cuando por accidente prenden el tablero de ajedrez del Halcón y no que cada escena, cada encuadre sea una copia de una escena o un encuadre previamente utilizado en la trilogía original.
El colmo fue la estrellota de la muerte que había que destruir, otra vez, desactivando los escudos primero y atacando su punto débil con X-wings que tienen que maniobrar por una especie de trinchera. 
Para proseguir con los colmos de la pelicula, porque según yo tiene varios, antes debo decir que lo que más me gustó, que fue el uso del Halcón Milenario en todas sus escenas y su cambio de dueño al final de la historia. El Halcón fue el único elemento que realmente me emocionó volverlo a ver en acción, pues fue de los pocos elementos que naturalmente lo sentí como parte de una secuela y no de un reboot. Por otro lado está Chewbacca, que por ingrato no tomé tanto en cuenta y de no ser por él nadie se hubiera salvado. ¡Puro poder wookie!


Otro de los colmos de esta pelicula es la cantidad de coincidencias fortuitas que permiten que la trama siga su curso. Estoy de acuerdo en que los escritores recurran a este recurso cuando se topan con un callejón sin salida o cuando la creatividad se agota, pero usarlo constantemente como lo hacen Abrahams y Kasdan me pareció excesivo y molesto.
Finalmente, otro de los colmos, del cual sufren muchas películas hoy en día es a lo que yo llamo el villano desmotivado.
No se porque a los escritores les da flojera o que se yo, escribir a un villano motivado por una causa la cual podamos entender, valorar y juzgar como audiencia. 
Uno de los villanos del cine que más me ha impactado a mi es Raoul Silva de Skyfall magistralmente interpretado por Javier Bardem. ¿Qué es lo que lo hace tan genial ante mis ojos? Que sabemos no solo de lo que es capaz, sino que conocemos el porqué lo hace, qué es aquello que lo motiva. Para mi saber la motivación del villano es lo más importante en una historia pues no solo nos da una razón de peso para considerarlo amenazante sino que por contraste hace que el héroe aparezca aún más heroico en sus acciones al tratar de detenerlo.
Pues en el episodio VII una vez más tenemos que odiar al malo porque está vestido de negro, y nada más. ¿Recuerdan a Darth Maul?
¿Que hizo que Kylo Ren se revelara contra Luke? ¿Porque odia tanto a Han Solo? ¿De donde emana tanto odio? ¿De donde salió Snoke?
Todas estas preguntas a lo mejor se contestarán en el futuro pero a lo mejor no.
A mi me hubiera encantado enterarme de estas situaciones que forjaron la personalidad de Kylo Ren de tal forma que hubiera podido juzgarlo de mejor forma.   A lo mejor Solo merecía morir o a lo mejor no. Eso no lo pudimos juzgar.
De la capitana Phasma mejor ni hablamos. Que desperdicio.
Por eso digo que si de ver naves se trata es una pelicula excelente. La llegada de la resistencia a lo lejos del lago me hizo recordar las viejas películas de vaqueros cuando por fin a lo lejos se veía venir a la caballería. El escape en la Tie Fighter es formidable y ver a Rey maniobrando al Halcón Milenario, bueno, nerdgasmo total.
¿Qué me dicen del siguiente encuadre? ¡Maravilloso!

Pero si se trata de emocionarse con una historia original con ideas nuevas o algún nuevo sabio mensaje, habrá que esperar al episodio VIII para ver si ahora si se atreven a escribir algo más audaz, lo cual, de hecho debe ser algo inevitable pues no veo que mas formulas probadas pudieran usar después de que aparentemente ya las usaron todas juntas en esta cinta.
Al momento de escribir esta reseña ya habré visto esta película dos veces. ¿Qué la veré más veces? Por supuesto, como fan eso es irremediable. ¿Que Disney, Lucasfilm y todos los involucrados seguirán gastando, por generaciones por venir, el dinero que yo les daré por juguetes que a lo mejor  ya hasta habrá masticado mi perro? Sin duda. Es Star Wars. Es un fenomeno indescifrable. Único. Lástima que esta última entrega de la saga sea todo lo contrario: bastante descifrable y bastante común.
Finalmente el problema es que a pesar de todo lo malo que pudiera tener esta pelicula, no podemos reclamarle nada al director y a su equipo por una simple y sencilla razón: las precuelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario